12 diciembre 2007

Sucesos

En la ciudad canadiense de Toronto había una chiquilla de 16 años que iba al instituto con sus amigas. Le gustaba salir con ellas, reírse con ellas y vestirse como ellas.

Pero tenía una particularidad. Tanto ella como el resto de su familia eran musulmanes. El padre, muy ortodoxo quería que se pusiese la hijab. Ella, para contentarlo, salía de casa con el pañuelo puesto, pero una vez en el colegio se lo quitaba. Y cuando terminaba el día, se lo volvía a poner antes de volver a casa. Como tantas aquí lo han hecho durante tantos años con las minifaldas.

Sin embargo, aquí si te pillaban te echaban una bronca o te castigaban. Sin embargo, el padre de la muchacha no quería avergonzar a Alá con una hija así, y en vez de castigarla, le pegó y la mató. Simplemente.

La policía lo detuvo a el y a su otro hijo por obstaculizar el trabajo policial. El otro hijo, con 26 años, parece que no desaprobaba la decisión del padre. Menuda calaña.

Noticia original

2 comentarios:

  1. Anónimo4:52 p. m.

    No sé que quieres decir con esta noticia, que son malos los musulmanes porque obligan a llevar pañuelos? porque cada persona es un mundo y te puedo enseñar miles de noticias de padres cristianos que maltratan, abusan y matan a sus hijos.

    ResponderEliminar
  2. No no. No tiene nada que ver el que sea musulmán, católico, budista o cienciologo (si se dice así). El problema son las personas en si mismas.

    No entiendo como un padre es capaz de hacer eso a su hija. Es más, no entiendo como nadie es capaz de matar a otra persona. Más aún si es de tu propia sangre. El hecho de que sea musulmán es un "accidente". Quiero decir, que si lo mismo lo hubiese hecho un cristiano también lo habría dicho.

    No se si has mirado entradas anteriores, pero también he puesto alguna entrada denunciando los tratos vejatorios de algunos sacerdotes católicos a menores. El ser mala persona es independiente de tu color, tu ideas políticas o religiosas. Igual que el serlo bueno. Conozco a varios musulmanes que son unas personas excelentes. Y por ser musulmanes no desmerecen nada.

    Por cierto, gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar