06 febrero 2008

Un día cargadito

Hoy me he levantado con ganas de hablar. Y además he visto muchas cosas de las que hacerlo. Así que para no alargarme más de lo debido empiezo ya.

La primera noticia viene de Japón.

La empresa Suntory Ltd. que vió como estas navidades una empresa holandesa arrasaba en el país del sol naciente con flores multicolores se decidió a hacer algo para sacar una parte de la tajada del gusto de los japones por lo novedoso.

Así que ha modificado genéticamente unas rosas, les ha añadido un gen para que usen un pigmento azul y ... rosas violetas al canto. Aún no se sabe ni cuando ni dónde ni a qué precio se pondrán a la venta. Pero quedan originales y bonitas ¿ no ?
Noticia original

La segunda puede parecer menos agradable. Pero seguro que benefícia a mucha más gente.

Una empresa química llamada TyraTech descubrió por accidente que ciertos aceites vegetales tenían unas propiedades que hacían que ciertos receptores neuronales de los invertebrados se volviesen locos llegando incluso a la muerte del animal.

Ahora la empresa de alimentación Kraft parece que quiere hacer algo bueno por la humanidad (creo que solo con el anunció puede hacer ganar consumidores, a mi el primero). Pretende coger ese aceite, que parece que sabe un poco asquerosito, rodearlo de algún alimento y darle un toque para que a los niños no les cueste mucho comerselo, y mandarlo a zonas de Sudamérica, África y Asia. Allí los parásitos intestinales como los que aparecen en la foto hacen estragos. Aunque en muchos casos no provoca la muerte directa les mina la salud dejándolos anémicos.
Noticia original

Vamos a cambiar otra vez de lugar. Ahora nos vamos a Finlandia. Si tienes pensado ir en breve ten en cuenta que debes aprender cómo se dice Abrir en fines (yo no tengo ni idea). Porque en algunos baños públicos tendrás que mandar un SMS con esa palabra al número indicado en la puerta para que se abra. El sistema almacenará el número para intentar reducir el vandalismo. De esta forma si se producen daños tendrán una lista de números de posibles candidatos a llevarse la multa. Bien pensado :)
Noticia original

Ahora una noticia de esas que me gustan oír. Los famosos y caricaturescos presentadores del programa Los Cazadores de Mitos han hecho un especial para la popular revista americana Popular Mechanics llamado "7 dolores de cabeza de la tecnología". El primero de esos dolores de cabeza dicen que es por las interminables veces que hay que formatear un ordenador con cualquiera de los sistemas operativos de la familia Windows. Según ellos porque tienen tantas cosas que al final son tan complejos que poco a poco con el paso del tiempo empiezan a degradarse. Total, que en poco tiempo va cada vez más y más lento. Pero lo que más me ha gustado es lo que recomiendan para evitar ese dolor, instálate un sistema operativo tipo Linux (incluso recomiendan una versión en particular, Ubuntu).

También dicen que les dan dolor de cabeza los coches con demasiados artilugios electrónicos. Los que parecen que están pensados para ir una y otra vez al taller para que lo revisen. La cantidad de taladradores y demás herramientas sin cables, porque cada uno tiene un cargador y una batería diferentes. Igualmente los LEDs con batería y los móviles por la misma razón. Y claro, todos los aparatejos eléctricos cada uno con su cable y su mando también son un poco incómodos.

¿ Qué os da a vosotros dolor de cabeza ?
Noticia original

4 comentarios:

  1. A mi me da dolor de cabeza que silben jajajjaja, estos japoneses, a mi me gusta su cultura, sus jardines tan bonitos, algunos de sus paltos pero por lo demás son un opco raritos en el buen sentido de la palabra.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí. Sobretodo cuando salen al extranjero. Todo el día con la cámara a cuestas.

    Estoooooo ... si yo hago lo mismo ;)

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9:03 a. m.

    Pero seguro que su camara es mejor que la tuya
    jejee

    Luis

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9:05 a. m.

    Ahhh y muy buena la caricatura de los cazadores de mitos

    Luis

    ResponderEliminar