10 octubre 2008

Descubrimientos

Los que como yo adoréis el aceite de oliva estaréis de enhorabuena con esta curiosa noticia.

Resulta que el consumo de aceite de oliva ayuda a que nuestro cuerpo se sienta saciado (al menos es lo que los experimentos con roedores dan a entender).

¡ Pero solo ayuda ! No vale empinarse a la botella por las mañanas creyendo que ya no vas a tener que comer más en todo el día.

Por lo visto cuando el ácido oléico (presente en el aceite, como su nombre indica) llega al intestino delgado se une a un trasportador(1) que lo transforma en una hormona llamada OEA (oleiletanolamida). Esta hormona llega hasta el cerebro y le dice a este que ya ha comido suficiente.

Este proceso sucede con todos los aceites insaturados (los saturados, que son malos, son aquellos que son sólidos a temperatura ambiente, como la mantequilla o la manteca).

Y atención que solo informa de que se está saciado. A las personas ansiosas que comemos muchas veces más por gula que por necesidad no nos servirá de mucho. Y es que a veces tener delantes deliciosos manjares y decirles que no es más un propósito que una realidad.



Y hablando de medicina ... unos canadienses han descubierto que otro transportador, esta vez el de la serotonina, puede ser el responsable de las depresiones invernales.

Hasta ahora se sabía que la falta de exposición solar ayudaba a estas depresiones. Pero no se sabía por qué y qué cambios en el organismo llegaban a producirse. Este es el primer paso para conseguir un remedio y unas pautas a seguir utiles para las personas que viven en ambientes poco soleados (algo bueno tenía que tener vivir en el Mediterraneo).

Página original aceite de oliva

Página original depresiones invernales

(1) Los transportadores son regiones de las células que funcionan como puertas para determinadas sustancias. Cada tipo de célula tiene diversos transportadores dependiendo del tipo de sustancia necesaria por la célula para cumplir sus funciones.

32 comentarios:

  1. Adoro el aceite de oliva virgen y disfruto con sus diferentes sabores. Si además es sano, mejor que mejor.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta el aceite de oliva así que me encanta que se descubran mas virtudes en este elixir.
    En cuanto a lo de la serotonina, que casualidad que hace poco mi primo me mandara unos artículos sobre un supuesto complemento natural que activa esta monoamina neurotransmisora, el Aminas. Aun no se si fiarme yo de estas cosas. Pero al parecer el descubrimiento de estos neurotransmisores abre un nuevo campo de investigación para el tratamiento de los trastornos mentales y eso siempre es bueno en campos todavía demasiado desconocido como son la psiquiatría o la neurociencia.
    Besetes de buen finde

    ResponderEliminar
  3. Vale, seguiré con mis ensaladas nocturnas :) y sacandome al sol todo lo que pueda :)

    Gracias, eres como el médico en casa jajaja

    Besos a ti y a María :)

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante a mi me encanta el aceite de oliva para las comidas da un toque especial, no sé si sacia o no pero quedan buenísimas..:)

    Por cierto tienes un premio en mi blog ,besos

    ResponderEliminar
  5. Dos veces que entro y dos entradas interesantes y constructivas. Aunque eso sí, debo decirlo, me tira más la anterior jejejej.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta el aceite de oliva, tengo olivos y en breve tendré que ir a coger las olivas. Así que consumo mi propio aceite.

    ResponderEliminar
  7. Interesantísimas noticias sí señor!

    y aunque con lo de las depres y los lugares soleados ya intuía algo (soy andaluza! jeje!! y allí el sol es el rey...¡y el buen humor!) puesss con tu noticia me quedó algo más claro todo.

    un besico y que pases feliz día! :)

    ResponderEliminar
  8. aiss yo también adoro el aceite de oliva! lo pongo en casi todo y si bien es mejor tomarlo crudo, yo hasta lo pongo a freir con según qué cosas (ejemplo huevo, tortilla, etc) ¡y es el que el sabor varía tantísimo!

    ResponderEliminar
  9. Pues tienes razón, con mucho que de la sensación de que uno esté lleno, como seamos de comer, nos comemos nos que nos hechen! jajaja

    Y referente a la otra noticia, la verdad es que como en el Sur, no se vive en ningún lado! jejeje

    ResponderEliminar
  10. Hummm... una rebanada de pan con aceite de oliva y azúcar; qué meriendas aquellas las de mi infancia.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. pués muy interesante este post.Como tú, soy una enamorada de este producto. Consumo aceite de oliva extremeño de primera calidad (en eso no racaneo") y una buena tostada de tomate y aceite de oliva es mi desayuno de todos los días. Ummmm a estas horas entra hambre (son las 14.00 horas). Besitos

    ResponderEliminar
  12. Qué suerte tenemos de vivir en el país del oro líquido.

    Saludos y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  13. tawaki para una cosa sana que esta buena ...

    ResponderEliminar
  14. taratela yo tendría cuidado. No es el primer producto que va tras propiedades milagrosas parecidas.

    Puede que pase lo mismo que con otros productos. El cuerpo se acostumbra a un suministro externo y no lo fabrica el mismo. Con lo que el supuesto beneficio acaba siendo más perjudicial.

    Un abrazo e igualmente

    ResponderEliminar
  15. Dianna no hace falta que emules a las lagartijas, te enganches a una reja y te tires 6 horas al día secándote ;)

    Un besazo

    ResponderEliminar
  16. Yo es que no utilizo otro tipo de aceite para las ensaladas. Y cuando tengo oportunidad solo uso un aceite de muuuuy alta calidad. Casi sin tratar. Eso sí que es una delicia.

    Y soy de los que le sigue encantando tan solo pan, aceite y sal :)

    Un beso esther

    ResponderEliminar
  17. A ver si también te gustan el resto pablo, espero que sí.

    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Conxa sigo sin acostumbrarme a oír olivas. Para mi han sido siempre aceitunas :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Di que sí mary!!! Hasta cuando hay problemas. No hay mejor solución para los problemas que el buen humor :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Oca solo hace falta más trabajo. Bueno y alguna cosilla más.

    Lo peor, la autocomplacencia. Es malísima.

    Un fuerte abrazo padre!!!

    ResponderEliminar
  21. Juan Luis con azúcar no está mal pero como he dicho antes yo soy más de sal (y de ajo ;)

    Saludos!

    ResponderEliminar
  22. Ginebra yo la escribí bien temprano desayunando.

    Y los comentarios después de tomar el café. Así que nada de gusa :)

    ResponderEliminar
  23. Pues sí krambis porque en otros sitios sí que vale a precio de oro.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  24. lo sabía! estuve en un pueblo enanísimo de Jaén y yo creo que el más joven tenía 100 años jajaja y se tupen a aceite de oliva!
    me encanta, así que espero vivir mucho y bien!

    ResponderEliminar
  25. Pues por aquí se toma con pan y tomate (algunos además le ponen ajo) y lo recomiendo de verdad, hummmmmmmmmm, riquísimo!!

    Yo además también soy muy aceitunera, será por mis raíces cordobesas. Lo que es una verdad como un templo es que tenemos un país lleno de productos buenísimos y sanos. Así que a disfrutarlos!

    ResponderEliminar
  26. Tito si se entera Michael Jackson se compra un tarro de cristal y duerme dentro como si fuese un trozo de queso :)

    ResponderEliminar
  27. Eso es lo que digo yo. A disfrutar del producto nacional!!!

    ResponderEliminar
  28. Lo de Michael Jackson ha sido un punto! jajaja

    ResponderEliminar
  29. En casa hace años que no entra una botella de aceite girasol, teniendo el de oliva tan a mano aquí en nuestras tierras...
    Es curioso esto de la saciedad con el aceite, cuando empiezas una dieta lo primero que te advierten es que limites su consumo a dos cucharadas diarias. Todo a la plancha, bla bla bla... Todo tiene sus pros y contras parece.

    Muaaaaaks!

    ResponderEliminar
  30. Sick has dicho lo mismo que dijimos nosotros cuando leímos la noticia.

    Es curioso pero últimamente están tumbando muchos consejos de la mayoría de los dietistas.

    Un beso

    ResponderEliminar