03 noviembre 2008

Cuidadín

Seguro que alguna vez habéis visto una película de miedo (y otras que no son de miedo) en la que alguno de los protagonistas mete la mano en un hueco pequeño y oscuro. Seguro que en esas ocasiones habéis pensado: "Ahí iba yo a meter la mano. Ni por todo el oro del mundo". Pues con los animalitos que os presento estaríais con todo a vuestro favor para ni tan siquiera acercaros.

Lo malo es que estos no solo viven en los huecos estrechos. Se pueden encontrar en otros lugares. Casi invisibles por su estupendo camuflaje ...

Cono
Imagina que estás buceando en una plácida playa cuando te encuentras este precioso animal, lo coges para tu colección privada de bellezas cuando, de repente, notas como algo se clava en tu piel (incluso si llevas un traje de neopreno). Es el arpón venenoso del cono. En ese momento recuerda: te quedan 4 minutos de vida. Solo existe un remedio, que haya una ambulancia lo suficientemente cerca para que cuando se te paren los pulmones pueda ofrecerte respiración mecánica hasta que tu cuerpo absorba los cientos de neurotoxinas que están invadiendo tu sistema. ¿ La buena noticia ? Entre tanta neurotoxina está la que inhibe los centros del dolor por lo que no sentirás nada.

Ranas dardo
Después de nadar un rato nos vamos a pasear por el amazonas. Ya se que no es un buen sitio para "simplemente" pasear. Pero si hablamos de venenos estamos en un buen lugar.



Bonita ¿ verdad ? Pues con el simple contacto sus divertidas toxinas pueden entrar en tu cuerpo y dejarte petrificado. A ver quién es el listo que se atreve a cogerlas.

Lonomia obliqua
Me gustan los bichitos. Qué le voy a hacer.

Sin embargo este ... no es demasiado recomendable. Observad las pequeñas puas que recorren su lomo. Si se te ocurre cogerla y te clavas una de ellas ... mala suerte chico ... que se le va a hacer ... algunos mueren de viejos ... otros por coger un gusano.

Lo peor es el cómo. El veneno es, simplemente, un potentísimo anticoagulante. Tanto que te licua la sangre hasta dejarla totalmente inservible. No suena demasiado bien, ¿ no ?

Serpientes marinas
Este tipo de serpientes son productos de la evolución de las ya de por si peligrosas serpientes terrestres australianas. Esa evolución les ha dado venenos aún más peligrosos que aquellas (hasta 100 veces más potente).

Afortunadamente los submarinistas de la zona llevan un antídoto por si acaso sufren su mordedura.

Pez piedra

Este feísimo pez permanece en el fondo del mar bien escondido esperando que alguna presa se le acerce. Cualquier presa. Si por casualidad no te das cuenta y la pisas ... bueno ... puede que no mueras si llegas a tiempo a algún lugar donde puedan administrarte un antídoto.

Sin embargo lo que dicen algunas de las personas que han tenido que sufrir el veneno del pez más venenoso del planeta ... algunos han preferido que les amputen la pierna antes de seguir sufriendo tan increible dolor.


Avispa marina

Sin alejarnos de australia nos encontramos al ser más venenoso del planeta. Esta medusa (medusa tenía que ser) con cabeza en forma de cubo tiene 60 cilias. 20 minutos después de tocar alguno de estos simpáticos seres empezarás a sufrir un intensísimo dolor por todo el cuerpo. Lo más seguro es que mueras con una embolia cardiaca.


¿ Qué ? ¿ Ganas de viajar ?

12 comentarios:

  1. joder, voy a dejar hasta de acariciar al perro! jejeje interesante entrada! saludos

    ResponderEliminar
  2. joer, la verdad es que se te van todas las ganas de viajar, sabiendo que te puedes encontrar con estos especímenes. Con las ganas que tenia de conocer Australia....
    Muy interesante e ilustrativo, si
    ^_-

    ResponderEliminar
  3. como no se bucear no voy al mar jajajajajajajaajaj muy interesante moisesito

    besoss

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante, como de costumbre. Conocía algunos de estos animales, pero no todos. La verdad es que se nos quitan las ganas de nadar o "pasear por el Amazonas", bueno ,esta última opción no creo que la cumpla nunca.
    Buenos días, Moisés.

    ResponderEliminar
  5. que bichitos mas peligrosos ,menos mal que tu nos informas sobre ellos porque como nos cruzáramos con alguno mal ibamos..

    besos

    ResponderEliminar
  6. No está de más saberlo, pero si nos quedáramos en casa cada vez que hubiera peligro no saldríamos nunca.

    Una de las reglas del buceo es que si no sabes qué es, mejor no lo toques.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. ¡joooooooooooooder con los bichitos!

    no he cerrado la boca hasta que no he empezado a escribir...


    a mí me picó una vez un pez araña (el jodido no sé cómo no lo ví porque iba paseando por la orilla, con el agua por la planta del pie como quien dice) y casi me quedo en el sitio literalmente hablando del dolor, no sin antes no perder casi la consciencia, menos mal que fui capaz de llagar a la sombrilla entre la oscuridad más absoluta pues la visión no me respondía y bueno! luego allí sentada es cuando comenzó el dolor ¡¡me tuvieron que llevar de urgencias a que me inyectaran un antídoto!! pero el dolor y los síntomas previos, no se los deseo ni a mi peor enemigo...

    (mira que me acordaré toda mi vida de ésto, y me pasó de niña...)

    ResponderEliminar
  8. Dios! que grande es la entrada! y que caña de animales! Ojala que no me encuentre con ninguno en mi vida, aunque claro, con todo lo que viajo, creo que va a resultar dificil que me encuentre con alguno de ellos.

    Muy grande la entrada! jajaja.

    ResponderEliminar
  9. Muy curiosos los bichitos. No conocía a la medusita de los c....
    Se te ha olvidado uno, que no se si lo conoces, es el más peligroso de todos, y esta en todas partes, tiene dos patas, dos brazos, cabeza y tronco. Y es muy, pero que muy letal.

    ResponderEliminar
  10. Como para sair ahora de casa.

    ResponderEliminar
  11. Buen post! Me ha ayudado a reafirmarme en mi fobia al mar. xD Siendo criatura con pocas primaveras a mi espalda, metí mano bajo la arena buscando no sé qué y encontré un cangrejo, aquello me acojonó tanto que hasta la fecha... prefiero las piscinas. :S

    Muaaaaaks!

    ResponderEliminar