22 diciembre 2008

¿ Quieres ser un verdadero ecologista ?

Pues tienes que tener en cuenta algo que puede (muy posiblemente) que no te guste.

Todos sabemos que las emisiones de CO2 a la atmósfera son malas. Pero no son las peores. Mucho peor que el CO2 es el metano. Este tiene un efecto mucho más perjudicial y dura más tiempo en la atmósfera. ¿ Y de dónde sale la mayor cantidad de metano ? ¡ De las vacas !

Sí, vacas, cabras, ovejas y camellos. Sus estómagos de más hacen que al digerir la comida generen más metano que ningún otro derivado de nuestra queridísima y avanzadísima cultura. Si contamos el metano creado por 20 vacas rumiando durante todo un año llegaríamos a la misma cifra que si un coche familiar recorriese en el mismo tiempo unos 180 mil kilómetros.

Y claro. ¿ Dónde se hallará ahora mismo el mayor aumento en las emisiones de metano ? Pues, como es lógico, en aquellos países que quieren abandonar el carro de la pobreza y usan, la siempre ansiada, carne de vacuno como uno de los caminos. Cada gramo de esta, por otra parte, sabrosa carne es aprovechada. ¿ O te crees que los problemas de los piensos de las vacas por alimentarlas con huesos molidos de sus congéneres hizo que dejase de producirse ? A parte de la industria de piensos, fertilizantes y, por supuesto, grandes multinacionales de comida rápida otras industrias como las de la piel se disputan miles de cabeza de ganado de países como la India o Brasil.

Así que como colofón a todo este rollo. Ya sabes. Si quieres ser más ecologista menos carne y más verde. No hace falta que te hagas vegetariano. Pero piensa que es mucho más sano, barato y agradable para el medio ambiente alimentarte con algo verde que con algo rojo (bueno, el tomate y los pimientos no cuentan).
Página original

8 comentarios:

  1. Uff con lo buena que está la carne... Me costará cambiar de hábitos. más cuando lo verde no me va demasiado.

    Suerte con la lotería :)

    ResponderEliminar
  2. no soy tan ecologista como para eso! yo es que a las vacas, las miro y las disecciono mentalmente... que ricas que están

    ResponderEliminar
  3. bueno,bueno, Moises....creo que me has aguado la existencia!!! aunque...mejor pensado, yo soy de cerdo, de mucho cerdo, no podría vivir sin un cerdo en mi vida, ¿de los cerdos no has dicho nada verdad??

    ResponderEliminar
  4. una noticia semejante ya la colgué en Date prisa y me quedé igual que ahora al releerla, así O_O

    y bueno, no está mal eso del equilibrio rojo-verde, nos hacemos bien a nosotros mismos y al planeta ¿no?

    besote!!

    ResponderEliminar
  5. Vaya, hombre, ¿y también tendremos que dejar de comer fabada? :( ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  6. Krambis, tu has tenido suerte ? Yo creo que me he quedado con salud, con la misma que tenía ayer, claro :)

    ResponderEliminar
  7. Si yo pongo voluntad, en serio, pero es que lo verde no puedo... es superior a mis fuerzas.. y mira que tengo el colesterol por las nubes...

    ResponderEliminar
  8. Anónimo6:09 a. m.

    No es difícil cambiar de hábitos alimenticios. Intenten! Una vez que vean las ventajas, será más fácil.
    En mi caso, por ejemplo les puedo comentar que mi vida es más fácil desde que consumo menos carne. Descubrí que tengo la digestión lenta... cosas de genes! Probé consumir menos carne y me siento excelentemente bien.
    POr otro lado, los sustitutos son buenos, sobretodo en América latina, Aprovéchenlos! Que sepan que en países europeos hace muchos años, las zonas de sembrío de verduras son tratadas con insecticidas potentes, y con otros menjunges! En América Latina esto está retardado,pues aún encontramos terrenos sembrados y cosechados al tiempo de la "abuela"

    ResponderEliminar