16 enero 2009

Vaya tela

Muchas veces nos quejamos de lo mal que están los profesores. De la poca libertad que tienen y de como los tratan algunos alumnos. Pero en algunos lugares del mundo eso no es, para nada, así.

En China, en un pueblo llamada HeNan hay un chiquillo de 10 años llamado Chao Qun Zheng. El 18 de diciembre fue a la escuela y le dijo a la profesora que no había hecho los deberes. Tal fue el mosqueo que se pillo que le volvió la cara de un tortazo y lo tiró al suelo. Después de eso empezó a estrujarle, retorcerle y tirarle de las mejillas hasta que el niño empezó a sangrar.

Cuando se dio cuenta de ello levantó al infante y le dijo que se fuese en silencio a sus casa. Cuando sus padres lo vieron lo llevaron inmediatamente al hospital y este fue el resultado.


52 puntos de sutura. Los padres, por supuesto, le han puesto una denuncia a la profesora. Pero al pobre niño el mal rato y la cara no se la arreglará de ninguna forma.
Página original

8 comentarios:

  1. japuta la profesora vaya tela, espero que la castiguen como merece.
    saluditos

    BUEN FIN DE SEMANA

    ResponderEliminar
  2. que animala la tia¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Lo que todavía no termino de explicarme es cómo ha podido hacer eso solo estirando o retorciendo. Por muy fuerte que lo hubiese hecho ...

    Supongo que tendría un anillo o algo así.

    ResponderEliminar
  4. Pobre niño si que fué burra la profe.. no se merece enseñar a niños no... besitos

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, opino como Esther, esa mujer merece cuanto menos, que le retiren el título para impartir clases y luego, que cumpla con las leyes de su país que como se escantille, hasta puede y pierde los dedos o la mano o qué se yo que utilizara para hacer eso.

    Pobre criatura, lo que tuvo que pasar ¡y sus compañeros! si tuvieron que estar viendo todo eso.

    ResponderEliminar
  6. Dios! Esta mujer se ha cebado con el pobre niño sin conocimiento ninguno... pobre criatura... una cosa es que tratemos a los niños como gilipoyas, que es lo que pasa en España, que no le puedes decir nada, porque te pegan dos guantás ellos a tí, y encima te denuncian, te quedas sin curro y te suicidas, y otra cosa muy distinta, es pagar con el niño, algo que te haya pasado,porque otra esplicación no tiene... pobre niño, coño! Que orejas más grandes tiene!

    ResponderEliminar
  7. Yo, la mato si hace eso a uno de mis hijos.

    Besos, niño

    ResponderEliminar