06 marzo 2009

Qué cosas tiene la ciencia

Esta historia va sobre la incomprensión a la que son sometidos algunos científicos incluso dentro de su propio mundo (el de los científicos de la misma especialidad). Pero antes de contar los detalles os explicaré someramente la especialidad que tenía nuestro personaje.

Ya se que la física no es, a ojos de mucha gente, algo  apasionante. Todo lo que suena a matemáticas parece un poco fuera de la realidad. Sin embargo, como ninguna otra, la física es el campo que más se acerca a la realidad. Por algo es la única ciencia que podría explicar en último término absolutamente todo lo que nos rodea.

Como muchas otras ciencias la física no está completa, ni muchísimo menos. Quedan enormes huecos que rellenar. Uno de ellos trata sobre unas ondas que se saben que existen pero que parece que nadie a descubierto realmente. Son las llamadas ondas gravitatorias. Parecidas a las olas que podemos encontrar al tirar una piedrecita en un estanque (porque siempre me ha parecido ridículo esa costumbre de tirar monedas). Estas se dan en circunstancias muy especiales y tremendas, que tampoco creo que os importe demasiado si no os las cuento. Además, tienen la particularidad de que se son muy difíciles de detectar. Para que os hagáis una idea; las ondas de radio de FM se encuentran entre los 88 y los 108 Mhz. Estas ondas podrían oscilar entre los 0,0000001 Hz y los 100000000000 Hz. Tan bajo y tan alto que es prácticamente indetectable. Ahora mismo existen varios equipos internacionales intentando ser los primeros en conseguirlo.

Después de todo esta parrafada os paso a hablar del tema principal. Joseph Weber fue un físico que dedicó toda su vida a este tema. En 1987 con un par de detectores que podrían tacharse casi de caseros dijo que había detectado esas esquivas ondas. Prácticamente todo los físicos se rieron de el. Eso no podía ser. Lo que cientos de físicos con carísimos y complejos equipos no habían conseguido no lo iba a hacer un solo hombre. Además, su equipo no era capaz de detectar la longitud de onda necesaria. Murió en el año 2000 sin dejar de intentar probar que estaba en lo cierto.

Esta misma semana un físico teórico indio llamado Asghar Qadir ha realizado un descubrimiento matemático que demuestra que lo que Joseph dijo descubrir hace 22 años podría ser cierto. Que toda su vida tuvo la razón y que los equivocados fueron los que se rieron. ¿ Quién le dará ahora una palmadita en la espalda ?
Página original

9 comentarios:

  1. eso es la cruda realidad muchas veces pasa que por que alguien con mas estudios y q se cree mas inteligente dice q eso no es asi queda como q no es asi sin dar al menos una interrogante....


    besitosss y genial entrada ;)

    ResponderEliminar
  2. vaya putada! que impotencia tuvo que sentir el pobre hombre durante muchos años!

    ResponderEliminar
  3. Es algo típico que ocure con muchos investigadores: la incomprensión. Las leyes de Mendel se redescubrieron 30 años después por 3 investigadores en tres países distintos: de Vries, Tschermak y Correns.
    Buen finde..

    ResponderEliminar
  4. Es así de crudo. Dicen que perro no come a perro, pero se quitan el hueso y se lo esconden, que para el caso es lo mismo.

    Ahora, ya fallecido, las muestras de solidaridad se las pueden "analizar", aunque espero que sus compañeros, al menos, le otorguen el honor, bien merecido, de haberlas descubierto.

    Besitos encanto

    ResponderEliminar
  5. Ya sabes unos se llevan la fama y otros cardan la lana. De todas maneras , ya poco le importará al pobre si anda criando malvas jajajajaja

    Besos y buen fin de semana, niño

    ResponderEliminar
  6. La física, la química, las matemáticas, son unas materias apasionantes... siempre que tengas la suerte de tener un profesor que te haga disfrutar con ellas. Gracias, mi querido profesor Carlos Gordo, a quien casi nadie conoce, te doy en público las gracias por haber conseguido desasnarme y por haber conseguido que las ciencias se convirtieran en algo divertido para mí. ¿Quién te dará ahora una palmadita en la espalda?

    Y gracias a tí, Moises, por haberme hecho evocar tiempos muy queridos. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Lo que e, e.
    Un saludo de buena onda.

    ResponderEliminar
  8. Más bien la palmadita se las darán unos a otros como diciendose 'no estuviste solo en este circo, gilipollas'

    lo siento, un poco borde, pero es lo que me suele inspirar historias como éstas, que son más comunes de lo que podamos creer el resto de los mortales no-científicos.

    un beso majo!

    por cierto, sabias palabras las de Capa.

    ResponderEliminar
  9. la ciencia es ciencia y es muy complicada a veces, y algunos no saben ni por donde van.

    saludos

    ResponderEliminar