14 abril 2009

Padre religioso

Una queja muy extendida estos días es que los padres son demasiado blandos con sus hijos (yo me incluyo en ese grupo). Los tratan como si fuesen de porcelana. Sin embargo, también existe el otro extremo, padres que se pasan de duros.

En la ciudad rusa de San Petersburgo un hombre llamado Gafar Kerimov, de 46 años, ha sido noticia por un hecho escalofriante.

El invierno ruso, ya se sabe, es frío de cojones (calificativo usado para expresar un extremo difícilmente alcanzable). La hija de este hombre, como es normal, estaba abrigada de pies a cabeza. Su padre, de la etnia azerbayana y musulmán de fe, estaba encantadísimo con su hija de 21 años y estudiante de medicina. Sin embargo el invierno deja paso a la primavera. Mejores temperaturas en el ambiente y, normalmente, en la sangre. A la chica le da, fíjate tú, por ponerse una falda que permite dejar a la vista sus rodillas. Para el padre eso es una enorme afrenta a su dios. Un pecado sin igual. Harto de advertirle que debía dejar de cometer tal infamia llamó a un tal Kadyr Suleymanov para que le ayudara en la medida de lo posible con el alma de su hija.

Llegando a la conclusión de que la única forma de lograr que su hija fuese al paraíso (si hay por aquí algún musulmán, ¿ me puedes explicar como es el paraíso para las mujeres ?) era con su propia sangre. Kadyr junto con otros dos hombres secuestraron a la chica, la llevaron a un descampado, le metieron un tiro en la cabeza y la cubrieron de basura.

El padre, cínico encima, denunció la desaparición de su hija. Si es que ya se sabe. Un padre por sus retoños sería capaz de cualquier sacrificio. Aunque fuesen los propios hijos.
Página original

14 comentarios:

  1. Desde luego... que a ese padre habría que matarlo a pedradas. Será posible...

    ResponderEliminar
  2. Es increible!!! la gente esta loca...

    Besitossssssss

    ResponderEliminar
  3. Si es que la religión tiene soluciones para los GRANDES problemas humanos: que no quieres que tu hija exhiba sus tentadoras RODILLAS, pues se la mata, y arreglado el asunto!! Y, como lo que hago es bueno a los ojos de Dios (en este caso de Alá), pues yo tranquilo con mi conciencia, y cuando me llegue la hora... AL PARAÍSO MUSULMÁN! donde me esperan todas esas vírgenes (que espero tengan las rodillas bien visibles y a mano, claro).
    Lástima que por mi racional agnosticismo no pueda consolarme creyendo en un cielo y un infierno, y en un ser superior, infalible y absolutamente objetivo, que separará buenos y malos, castigando por toda la eternidad a gentuza como el padre este y el amigo Kadyr... Con lo cómodo que debe ser vivir así, mansito, aguantando en silencio las injusticias, con la certeza de que mi hora llegará... Y lo duro que es tener los ojos abiertos...
    En fin, un saludo racional!!

    ResponderEliminar
  4. Oca me da a mi que no. De todas formas la muerte es demasiado misericorde.

    ResponderEliminar
  5. Y tanto que está loca.

    Besos Mar

    ResponderEliminar
  6. Buff, al menos tengo algo por lo que sentirme afortunado Suso.

    Saludos, también racionales (aunque a veces no lo parezca)

    ResponderEliminar
  7. La noticia es escalofriante del todo. No había escuchado ésto. Es alucinante como la religión te puede comer el trarro de tal manera que llegues a perderlo del todo: tarro, norte y todo lo demás. Besos

    ResponderEliminar
  8. ufffff, y que estas cosas pasen aún .....es indignante¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  9. Ginebra es que los telediarios están más ocupados con la crisis.

    Y si, es absolutamente asqueroso ver como la religión justifica los actos de "personas" así.

    ResponderEliminar
  10. Sí que lo es Moisés. Y que no se hable de ello más.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  11. Que lamentables podemos llegar a ser.

    Muaaks!

    ResponderEliminar
  12. Creo que te has quedado corta con el calificativo Sick :(

    Besos!!

    ResponderEliminar
  13. Escalofriante, triste y demencial :(

    ResponderEliminar