06 junio 2007

Este virus que no muere ni nos mata...

Recuerdo perfectamente cómo sentí aquel tiro en la nuca de Miguel Ángel Blanco, jamás olvidaré esa tarde. Recuerdo la T4. Recuerdo las casas cuartel. Recuerdo Alicante. Recuerdo las lágrimas, el horror, la tragedia y la impotencia.

Todo eso, para que? Si uno se pone en huelga de hambre y le perdonan sus pecados. Para que estos "señores" consigan una gula que ha durado 14 meses.

14 largos meses fortaleciéndose, preparándose, y lo que es aún peor: atentando.

Me cuesta creer de verdad que aún alguien piense que esto iba en serio, cuando están muy claros los objetivos: ya tienen donde quieren a ANV, han conseguido tranquilidad para reorganizarse y, encima, tienen la enorme satisfacción de habernos tomado el pelo.
Pues, sabéis? yo no lo creí en ningún momento, (tengo que ser más mala que usted, señor Zapatero), sabía que un anuncio como el que vivimos ayer no tardaría en producirse pasadas las elecciones, tampoco había que ser una lumbrera después del atentado de Madrid y viendo como llevamos viendo un mes actuando a la "Kale Borroka". Hoy me alegro de que la CEE no reconozca a Batasuna, (alguien con sentido común).

Y es que no se de que nos extrañamos, si se les nota a leguas que nos toman el pelo, no hay que dejar de mirar la cara de Otegui o DeJuana cuando salen en los medios (cuando los veo siempre pienso en lo mismo, salen sonriendo y por dentro estarán pensando: que pardillos que sois). Los vemos en sus manifestaciones ensalzando a no se qué militante caida... queréis caidos? yo os puedo dar la interminable lista de inocentes que cayeron bajo la goma 2 o bajo las balas, no la escueta nota que menciona a quien murió manipulando una bomba para MATAR a otro semejante.

Haya o no haya tregua seguís siendo ASESINOS, siempre seréis la misma escoria, no importan los ideales ni las convicciones, porque cuando una madre tiene que llorar encima del ataud de un hijo asesinado, las ideas se vuelven pobres, las convicciones se tornan vanas.

Ahora podéis asesinar libremente, llegaréis a nuestros pueblos o ciudades y explotarán vuestras bombas, pero eso no cambiará nada, ni vosotros dejaréis de ser asesinos, ni nosotros perderemos la libertad de estar donde queramos dentro de la España que queremos y merecemos.
Puede que tardemos en tener tranquilidad, pero no habrá explosivo que pueda con este país, porque la gente que lo compone, la inmensa mayoría que os supera, no sólo es un número sino la fuerza que puede aplastar a quien no respeta la libertad y la vida.

La sangre en el suelo es sólo sangre, la ira en el alma es peor que cien mil ejércitos.

1 comentario:

  1. Estoy casi totalmente de acuerdo contigo. Sin embargo, creo que el principal problema al que se enfrentó Zapatero, y en su día Aznar, es que tanto la izquierda Abertzale y ETA está formado por individuos. Y como todo conjunto de individuos tienen opiniones diversas. Supongo que dentro de sus filas tendrán miembros que prefieren una "lucha" más suave y otros (que desgraciadamente son los que suelen triunfar en todos los ambientes), más violentos, que creen que la única forma de solucionar las cosas es metiéndole un tiro a alguien.
    Entonces, intentar solucionar un problema con un grupo de personas en que algunos de ellos necesitan demostrar que son alguien ... es un poco complicado.
    Sino, fíjate en los lugares de marcha. La gente normal no se nota. Pero en cuanto hay 3 locos que quieren armar jaleo terminan formándola. Y, por supuesto, no se ve que han sido 3 los que lo han hecho.
    Es un problema muy complicado de resolver. Y, desgraciadamente también, mucho más complicado aún que el problema que están solucionando en Irlanda.

    ResponderEliminar