22 agosto 2007

Nueva historia de Nazis

Alex Kurzem, un octogenario judío residente en Australia ha rememorado en un libro las brutales condiciones en las que vivió de pequeño durante la dictadura de Adolf Hitler.

Cuando solo contaba 5 ó 6 años allá por 1941 los soldados alemanes invadieron su villa natal. Primero alinearon a todos los hombres y los asesinaron para después continuar con las mujeres y los niños. Alex consiguió escapar después de darle un beso de despedida a su madre y huyendo a un bosque cercano.

Allí vivió durante aproximadamente 9 meses. Durante ese tiempo estuvo buscando alguien que le acogiese. Pero lo único que conseguía era un trozo de pan y un adiós. La gente estaba demasiado asustada por las posibles consecuencias que les podría acarrear ese niño.

Un día lo encontró un hombre que lo llevó a la policía local (que fue incorporada a las SS nazis). Ese mismo día mientras alineaban a más personas para asesinarlas le dijo a un soldado (llamado Jekabs Kulis) que antes de matarlo le diese un trozo de pan. El soldado lo apartó y al reconocer que era judío le ofreció llevárselo con el, cambiarle el nombre y decirle al resto de soldados que era un huérfano ruso.

Con el miedo en el cuerpo fue llevado al frente ruso y obligado a engañar a otros judíos mientras los encaminaban a su muerte. Además, era usado por los soldados como mascota nazi, para divertir a las tropas con su traje, su gorra y su pistola de las SS.

Cuando en 1944 se veía perdida la guerra un oficial lo mandó con una familia letona. Cinco años después consiguió llegar a Australia. Donde trabajó en un circo y en una televisión de Melbourne.

Durante todo ese tiempo no le contó a nadie, ni tan siquiera a su mujer australiana, nada de su pasado. Solo decía que sus padres murieron en la guerra, sin entrar en más detalles. Hasta 1997 cuando se lo contó a su familia y decidió, junto con su hijo Mark, descubrir todo lo que pudiese sobre su pasado.

Después de encontrar el pueblo donde nació descubrió que su verdadero nombre era Ilya Galperin y descubrió una película en el archivo letón de su otro yo con las SS.

Historia original

1 comentario:

  1. Anónimo11:53 a. m.

    Tiene pinta de próxima película.
    De Steven Spielberg, claro.

    ResponderEliminar