16 mayo 2008

¿ Quién lo iba a pensar ?

En Atenas una madre lleva a su hija de 9 años al hospital por unas graves y continuas molestias estomacales. No sería el primer niño que padece de úlceras.

Sin embargo este caso era distinto. Lo que en un principio atribuyeron a un tumor resultó ser el feto de su hermana gemela que no terminó de desarrollarse. Medía 6 centímetros y aunque tenía formada la cabeza, las manos y los pies no tenía ni el cerebro ni el cordón umbilical.

En algún momento del desarrollo embrionario un feto absorbió al otro acabando con cualquier posibilidad de que terminase con éxito. Aunque casos como este ocurren en uno de cada 500.000 partos que terminan en éxito normalmente el feto absorbido no es tan diferenciable como en este caso. Llegando, algunas veces, a poner en serios aprietos al superviviente.
Página original

5 comentarios:

  1. Que cosas más extrañas crea la naturaleza , por dios!!
    Besos^^

    ResponderEliminar
  2. Buff y tanto.

    ¿ Tu te imaginas llevar años con tu hermana dentro sin saberlo ?

    ResponderEliminar
  3. Preferirías un tío cachas durante un ratito, no ? ;)

    ResponderEliminar
  4. Hombre, yo un tio cachas tampoco... pero mi hermana dentro de mi? dios! y luego dicen que la Ciencia Ficción es Ciencia Ficción, si es que la naturaleza la supera. Que paranoia!.

    ResponderEliminar
  5. jajajaja

    Ya te digo. La ciencia ficción casi siempre se basa en cosas que en el momento en que se escribe está basado en conocimientos científicos llevados al límite.

    ResponderEliminar