19 diciembre 2008

Nuevos beneficios para la Vitamina D

Desde hace mucho tiempo se sabe que la falta de esta vitamina provoca la enfermedad conocida como raquitismo (que provoca deformaciones en los huesos y los cartílagos por falta de calcio y fósforo en la sangre). Aunque hace tiempo que parece que este tipo de enfermedades están más que superadas porque ahora tenemos buenos médicos y tenemos acceso fácil a casi cualquier alimento todavía hay gente que es poco propensa a tomar algunos alimentos muy beneficiosos.

La vitamina D no es difícil de conseguir. Alimentos como el atún cocinado, las sardinas, el salmón, las setas o la yema de huevo contienen cantidades más o menos suficientes. Aunque el método más sencillo que tenemos los humanos para obtenerla es también el más simple (y gratuito). Con pasar 10 minutos al sol a medio día generaríamos suficiente de esta vitamina como para suplir las necesidades normales.

Aunque claro. Las necesidades de cada uno dependen a lo largo de su vida y de ciertas circunstancias. Por una parte la falta de vitamina D también juega en contra del estado de ánimo. Por eso nos sentimos más tristes cuando llevamos varios días sin ver un rayo de luz.

El otro, y hasta ahora, desconocido efecto tiene que ver con el embarazo. La vitamina D aumenta la producción de unas moléculas llamadas Catelicidinas. Estas junto con la presencia de la propia vitamina provoca una mayor y mejor respuesta antimicrobiana en una región muy importante compuesta por unas células llamadas trofoblastos. Estas células son las primeras células que se diferencian durante la formación del embrión y son las encargadas de suministrarle nutrientes y protegerlo. Simplemente tomando un poco de sol o comiendo bien.

Espero que esta información sea de utilidad para aquellas de vosotras que próximamente (o en este momento) esté deseando tener un hijo o hija.
Página original

4 comentarios:

  1. Interesante entrada... asi que los Andaluces tenemos Vitamina D de sobra, porque aquí, lo que se dice Sol, tenemos una hartá. ^^

    ResponderEliminar
  2. Ya te digo!!!!

    A veces creo que demasiada :)

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, yo echo de menos mi vitamina D natural (mi sol andaluz) como no sabes cuánto...bueno, en realidad la luz solar la sintetiza que es lo que hay que hacer después de que entre en el organismo ya que nuestro cuerpo por sí solo no es capaz de hacerlo.

    besote Moisés, una muy interesante entrada!

    ResponderEliminar
  4. Pues mira yo más que el sol hecho de menos otras muchas cosas. Por mucho que en invierno guste de hacer el lagartijo en cualquier sitio nada más que de pensar en el veranito ... bufff :)

    Un besazo Mary

    ResponderEliminar