09 marzo 2009

Desventuras

Llevamos un par de semanas con muy poco tiempo, con entradas más bien efímeras y visitas (con comentarios incluídos) más bien escasos. Todo ello se debe a un motivo fundamental: estamos de mudanza.

Y ello ha conllevado mucho trabajo, muy pocas horas para descansar y, por supuesto, falta de línea.

Por si fuese poco hace dos semanas solicitamos el alto de teléfono e Internet en ONO. Cita para tres días después. 4 llamadas de confirmación de cita. Y 15 minutos antes de la hora designada para la llegada de tan ilustre personaje, me llama diciéndome que faltan unas llaves, que no saben donde están y no me pueden poner el servicio. Postergamos la cita para 5 días después creyendo, ayyy, que serían bastantes para encontrar una llave, tirar la puerta abajo y hacer una nueva o casi para montar una centralita nueva.

Lo mismo, llamadas de confirmación y tal. Esta vez no dieron señales de vida. Por allí no se presentó nadie, ni llamaron ... nada de nada. En fin. Dejo un día más por si acaso. El miércoles día 4 llamo a Ono. Una señorita con muy bueno modales pero muy pocos conocimientos. Me da largas como puede. El jueves vuelvo a llamar y consigo que me pongan en contacto con alguien un poco más inteligente. Una chica que me dice que se pondrá en contacto con el jefe de zona dándome la razón (total, que más le daba).

Media hora más tarde me llama el técnico. Llamada que no oigo. 1 hora más tarde me vuelve a llamar. Y, todo indignado, me dice que quedemos el día siguiente a las 4. Le digo que sea un poco más tarde porque a esa hora me viene un poco mal. Me dice que a las 4 y media pero no más tarde. Un poco chulesco por cierto el muchacho, pero eso es lo de menos.

El viernes otra llamadita de confirmación de cita. Más tarde me llama una señora de Ono. Me pregunta por la queja que puse el miércoles. Que si estaba contento con la resolución. ¿ Qué resolución ?, le digo. Cuando le digo que no hay ninguna resolución cambia de tema. Resulta que, según salía en sus registros, yo había llamado sobre las 8 de la tarde para concertar otra cita. Que ya llamaría yo para indicar cuándo quería que viniesen. Esa fue la gota que colmó el vaso.

Sigue el viernes, mismo problema. 5 y cuarto y por allí solo aparecía el abundante viento que entraba por las ventanas. A las 5:21 llamo al servicio de atención de Ono. Me atiende otra atenta señorita. Le digo que no quiero que continúen con la instalación. Después de pedirme 3 veces mi número de teléfono (eso lo habían hecho ya en todas las llamadas anteriores) se despide con una escueta frase: "Decirle que las llamadas al teléfono de atención al cliente de Ono le supone un coste de un máximo de 45 céntimos de Euro más impuestos al minuto". Y corta.

Esta mañana he ido a una tienda de Ono. Para enterarme un poco más del ajo. Resulta que en mi zona tienen alquilado un pequeño cuarto. En el tienen todo el sistema de comunicaciones para la zona. El propietario del local hace un tiempo puso un candado en la puerta. Los de Ono no quieren tocar dicho candado. El hombre parece que está enfermo. Sus hijos ni saben ni quieren saber nada. Con lo que, mi instalación y la avería de otra persona quedarán en suspenso hasta que alguien se decida a abrir ese candado.

Resultado, acabo de pedir el alta con Telefónica. Ya os seguiré contando la aventura. Mientras tanto, a seguir con la mudanza.

Nota: Por cierto, para aquellos que piensan que le pasa algo a mi barra lateral. Aquellos listados que no se ven, de los que solo se ve el título, hacedle clic y veréis como se despliegan. Es que así queda más recogidita la cosa. Ya sabéis que me gusta tener las cosas bien ordenadas.

11 comentarios:

  1. A mí es que de Ono me hablaron bastante mal y lo tuve claro... Telefónica, total, a cual peor!

    Ánimos con esa mudanza!!!

    ResponderEliminar
  2. Da igual a cual te vayas, todas son un timo y te roban a mano armada y con concentimiento propio. Además de jugar con nosotros como quieren con ese hilo de telefonos que tienen, que no hay huevos de averiguar nada de nada. Tiene cojones, no tenemos derecho ni a una pataleta. Eso es lo que más me cabrea.

    Bueno, Moi, esperemos que lo soluciones pronto y que te instales más pronto aún en tu nueva casa, que me han contado maravillas de ella. Jejeje

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo con Oca, todas las compañías tienes su forma de timar al cliente... Yo tengo Ya.com y desde hace casi un año suelo tener cortes en mi conexión a internet; apenas duran unos milisegundos, es visto y no visto, como encender y apagar un interruptor... cosa que me jode mucho (si estoy jugando a un juego online se me desconecto y he de volver a entrar). Ya me he quejado varias veces a la compañía y aseguran que mi línea está bien... en fin...

    Por cierto, pásate por mi blog, os he dado un premio :-)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. seguis igual? ya me lo parecia a mi, ufff

    saluditos

    besos a maria.

    ResponderEliminar
  5. con las compañías de internet hay que tener una paciencia..No me extraña que al final hayas acabado con telefónica y eso que tambien se las trae a veces.. besos

    ResponderEliminar
  6. Bueno, muchas gracias por los apoyos.

    Espero que esta tarde pueda contaros novedades del tema. Y, respecto a la mudanza, ya os dejaré fotos del lugar.

    Besos y abrazos!

    ResponderEliminar
  7. Con telefónicaa....? vas de mal en peor...yo con ellos solo tengo la linea basica....lo demas con ya.com...suerte amigo...

    ResponderEliminar
  8. Eso espero alijodos. Pero era eso o nada. No había mucho más donde elegir.

    ResponderEliminar
  9. Nada,paciencia Moises, yo tengo Ono y nunva he tenido problemas, pero es una lotería esto.
    No os vayais a olvidar de pasar el 18 por mi blog eh??? a ver si con la mudanza se os olvida jejejejejej

    ResponderEliminar
  10. nosotros aquí aún no tenemos posibilidades de contratar con ONO,,y de momento con timofónica me apaño bien...
    Aunque después de leer esta entrada,,,,me lo pensaré,,jejejej
    saludos

    ResponderEliminar
  11. ¡Muchos ánimoooooooossss!

    ya sé qué es una mudanza...y dos, y tres :)

    ResponderEliminar