07 mayo 2009

Mensaje en una botella

Este hombre sostiene una fotografía de otro llamado Bronislaw Jankowiak. Bronislaw era un polaco católico que murió poco después de la segunda guerra mundial. Pero lo que hace algo especial a este hombre es que durante ese tiempo recibió el encargo junto a otros muchos de construir un refugio antiaereo para los comandantes de Auschwitz.

El y otros 6 pensando que cualquier momento en aquel lugar podía ser el último cogieron una botella, un trozo de un saco de cemento, escribieron en el sus nombres, sus números (que triste) y sus lugares de origen. Metieron la botella en el armazón de una pared y, como era su "trabajo" rellenaron el muro de hormigón.

Cuando una empresa estaba destruyendo los muros para hacer un colegio vocacional (¿?) se encontraron la botella y la llevaron al museo dedicado a la memoria de los horrores nazis allí cometidos (por cierto, el pueblo se llama Oswiecim en polaco).

De los 7, Bronislaw y Stanislaw Dubla murieron. De Waldemar Bialobrzeski y Jan Jazik no se volvió a saber nada. Waclaw Sobczak, Kazimierz Czekalski y Albert Veissid aún viven. Casualmente solo este último era no polaco y, además, el único judío. Para que veáis que los nazis no odiaban solo a los judíos.

Lo que más me jode es que después de tantos testimonios y hechos comprobados aún existan seres (que dicen llamarse humanos) que sean capaz de decir que eso del holocausto no existió. Y no os creáis que hay que irse a Oriente Próximo para encontrarlos, también hay algunos de esos aquí.

Al menos puede verse como un grito de aquellos que no ven ninguna salida a sus problemas. En peor situación de la que se encontraron estos 7 hombres no nos encontraremos (esperemos).
Página original

12 comentarios:

  1. esperemos q no nos encontremos como dices en esa situacion jamas,fue todo un horror y no se deberia jamas jamas de repetir nada asi....


    besitossss

    ResponderEliminar
  2. Amigo Moisés...

    Negar la existencia del holocausto es invalidar la historia, si a ello le sumamos que esa historia es reciente y gracias a los adelantos tecnicos de la época están bien documentados, aquellos que quieren mantenerse en la ignorancia y la mediocridad y estimular su falta de psiquis con el falso argumento de que el holocausto fue una película de ciencia ficción, que lo hagan...

    Eso si... ojala se mueran todos ellos ardiendo en las mismas llamas que mataron a millones y las cenizas de estos que ahora se hacen los idiotas negando la historia verídica se use para hacer fertilizantes... esta sera la única forma que la vida de estos idiotas sirva para algo.

    Un abrazo GOMIA !!!

    CarlosHugoBecerra

    ResponderEliminar
  3. Jooo pobrecillos, ojala nunca lo veamos.

    Besitossssssss

    ResponderEliminar
  4. Vaya tela!! No me gustaría verme en la situación de esos siete: pensando que la muerte les va a llegar en cualquier momento, que están trabajando para sus asesinos...
    A los que niegan el holocausto, mejor ni mencionarles, no darles cancha en la red ni siquiera para "negar su negación". Intentar desmontar sus teorías sólo consigue fortalecerles, ya que ellos publicarán su respuesta, seguramente absurda y sin base, pero que hace que el debate continúe...
    Buena entrada, Moisés...

    ResponderEliminar
  5. negar el holocausto..........me salen a borbotones palabrotas.... esperemos que no se repita, pero lamentablemente tal y como está el mundo no pondría la mano en el fuego por ello.

    ResponderEliminar
  6. qué cosas...la de barbaridades que les tocaron sufrir a tantísimos seres humanos.

    un beso Moisés, un documento muy emotivo

    ResponderEliminar
  7. El problema, Elisabeth, es que en algunas partes del mundo sigue repitiéndose. El hecho de que sea a menor escala no significa que sea mejor :(

    ResponderEliminar
  8. Carlos y lo que aún me parece peor es que hay gente que se cree lo que dicen esos "iluminaos".

    ResponderEliminar
  9. Suso no pienso igual que tu. El silencio lo único que hace es ponerles más fácil el camino para convencer a otros.

    ResponderEliminar
  10. Como le dije a Elisabeth, Mary desgraciadamente los que aún sufren cosas parecidas.

    ResponderEliminar