28 octubre 2009

Prevenir la diabetes tipo 2


De los dos tipos de diabetes (1 y 2) la única en la que intervenimos en gran medida para padecerla es en la segunda (para más información sobre la diabetes tipo 2 seguid este enlace). Pero las medidas a tener en consideración para no llegar a padecerla son, incluso, placenteras y muy sencillas de tener en cuenta y llevarlas a cabo.

El hecho de que este tipo de enfermedad venga provocada por la falta de respuesta de nuestras células a la glucosa, y que esa respuesta pueda ser incrementada, nos lleva a sopesar una vez más el estilo cada vez más sedentario de nuestra forma de vida. Aquí os dejo algunos pequeños consejos a seguir para no tener que lamentar después. Espero que los consideréis y que os sean útiles.

El ejercicio físico
Es fácil llegar a la conclusión, si la vida sedentaria aumenta el riesgo habrá que desechar ese tipo de vida. Sin embargo tampoco hace falta hacer un maratón de 2 horas diarias corriendo. Con unos simples y cortos ejercicios tendremos más que suficiente.

Uno de ellos. En una bicicleta estática. 30 segundos de sprint seguido de 4 minutos a marcha normal. Repitiendo esto 5 veces. Hay que tener en cuenta que la parte de sprint debe cansar. De lo contrario deberás aumentar la resistencia. Después de la sexta repetición el sensibilidad de los músculos a la insulina habrá aumentado sobre un 23 por ciento.

Camina, camina
El anterior ejercicio tiene un pero (como casi todo). Los músculos son muy olvidadizos. Si te pasas tan solo dos días sin ejercitarlos empiezan a perder eficiencia en el uso de la insulina. Ello conlleva menos energía, por eso mientras menos hacemos, menos ganas tenemos de hacer algo. Así que ¡ a moverse toca !

Leche al rescate
Según un estudio estadístico, que duró 12 años con una muestra de 12.000 personas, unos científicos de Harvard llegaron a la conclusión que un simple vaso de leche al día podría disminuir un 9% las posibilidades de desarrollar diabetes 2. Y piensan que el responsable de dicha disminución es el calcio.

Y si no te gusta mucho la leche puedes probar con cualquiera de sus derivados (yogures, quesos, mantequilla), con las hortalizas de hojas verdes (brócoli, col rizada, berza, ...), con el salmón, las sardinas enlatadas, los mariscos, las almendras, las nueces de Brasil o las legumbres secas. No será por falta de alternativas.

Más comidas
La mayoría de las comidas, como el brócoli o los pomelos, no solo son buenos por uno de sus componentes. En especial esos dos ejemplos son muy buenos por otro de sus componentes, el cromo. Se supone que su presencia en sangre ayuda a aumentar la sensibilidad a la insulina.

Eso sí, en niveles normales. Esto no suguiere que haga falta tragarse sal de cromo (que es tóxico).

¿ Otro té ?
El té es una gran bebida. No solo por su sabor (su variedad de sabores, quiero decir) sino por sus múltiples beneficios en el organismo humano. No solo ayuda a controlar los radicales libres que contribuyen a padecer cáncer o artritis. Uno de los componentes del té, un tipo de carbohidrato llamado polisacárido, permite controlar los niveles de glucosa en sangre. Y de todos los tipos de té, el mejor es el té negro.

¿ O prefieres un café ?
No solo te servirá para despertar tu cerebro, también despertará tus receptores de insulina. Hace poco unos científicos suecos presentaron un estudio que relacionaba directamente la ingesta de café con la sensibilidad de insulina. Un café al día puede llegar a disminuir un 16 por ciento la resistencia a la insulina. Y si le añades la leche ...

La cerveza
Y vayamos por la mejor parte. Son varios ya los estudios que asocian una ingesta moderada (HE DICHO MODERADA) de bebidas alcohólicas de baja graduación con un riesgo menor de padecer diabetes. Así que puedes sustituir la idea de no tomarte una cerveza con un poco más de ejercicio si te preocupa demasiado la línea.

Lo mejor para el final
Como sabes el pico de insulina (y de glucosa en sangre asociado) se da justo después de la comida. Según dicen unos investigadores australianos existe una medida muy sencilla y placentera de que la sangre recupere sus niveles normales. Mientras comes, bebe vaso y medio de vino. Eso sí, evita los vinos dulces del postre y déjate el último medio vaso para cuando hayas terminado la comida.

Además, puedes ver este otro artículo donde se dice que el vino tinto aumenta la líbido en las mujeres.

11 comentarios:

  1. Creo que este post le va a venir muy bien a mucha gente que sufre de esta enfermedad...Por lo demas me quedo con la ingesta moderada de cerveza que es una delicia...Felicidades por el post churrin...un abrazo..

    ResponderEliminar
  2. Moisés...

    Seguramente sabes que soy insulinodependiente hace ya varios años.

    Tu post es bueno, mas una vez que todas las medidas para evitar tener que pincharse varias veces al día (en mi caso SEIS con una dosis total diaria de 114 unidades) lo importante es que el medico que lleve tu caso tenga lo que hay que tener y te haga usar la insulina aplicable, pues lo mas importante es no dejar que el páncreas sufra un deterioro total e irremediable.

    Un abrazo GOMIA.

    Carlos Hugo Becerra

    ResponderEliminar
  3. Gracias por informarnos! Mi padre es diabetico y en casa estamos muy familiarizados con este tema , siempre es importante estar al día de estas cosas.
    Un abrazo
    Maria

    ResponderEliminar
  4. Alijodos, no se porque sabía yo que ibas a salir con algo de eso XD

    Un beso guaaaapoooo!

    ResponderEliminar
  5. Pues sí Carlos, lo más importante es no tener que llegar a necesitarlas.

    ¿ Has oído hablar de las terapias experimentales para sustituir las inyecciones por bombas de insulina ?

    ResponderEliminar
  6. María, por lo que se es eficaz incluso en las personas que tienen que ponerse insulina para evitar que vaya a más, al menos.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Si, he oído de ellas, pero en mi caso esta totalmente prohibida cualquier intervención que revista acción quirurgica, y esas bombas se aplican dentro del cuerpo.

    Mira si es así que hasta para extraerme una muela tengo que ir primero al cardiólogo.

    Ojala pudiera meterme una bomba de esas adentro, no sabes lo cansado que estoy de tanto pincharme.

    Un abrazo GOMIA.

    Carlos Hugo Becerra

    ResponderEliminar
  8. viene bien saberlo por si acaso, pues nadie está libre de ninguna enfermedad. A mi la leche me encanta o el te pero por ej el vino o la cerveza no, pese a sus propiedades a ellos me resisto :)

    besos

    ResponderEliminar
  9. Esther eso debía ser considerado pecado o algo así :)

    ResponderEliminar
  10. consejos muy sanos que ayudan, sin duda :)

    un besazo Moisés, pasa feliz finde!!

    ResponderEliminar