31 octubre 2009

Librería abierta

Los visitantes más asiduos sabréis de sobra lo mucho que me gustan los edificios que reutilizan estructuras o materiales. Aquellos que le dan un nuevo valor a lugares que parecían no tener ninguno.

Hoy os traigo otro ejemplo. Aprovechando algunas paredes de un antiguo almacén en la alemana ciudad de Magdeburgo. Como podéis ver en el artículo que le dedica la Wikipedia esta ciudad puede ser conocida por varias cosas: desde la fribolidad (para mi) de ser el lugar de nacimiento de la banda Tokio Hotel, a ser el lugar (fribolidad para otros) donde reside la tumba del primer emperador del Sacro Imperio Germánico (Otón I).

Otra cosa muy importante que vive esa ciudad es la búsqueda incesante de reinventarse. Con una gran cantidad de edificios de la era soviética (y lo que ello conlleva) necesitando ser reformados es fácil pensar que tengan que buscar formas económicas de hacerlo. Y como bien es sabido, la necesidad aguza el ingenio.

Como decía antes usaron parte de un antiguo almacén. El destino, una librería abierta. Un lugar donde quien quiera se puede acercar a sentarse a cubierto a coger un libro y disfrutar de los días de buen tiempo. Más curioso aún que la idea (no conocía ningún lugar semejante) es el material con el que han levantado las paredes. Han usado cajas de cerveza; las de plástico, como aquellas en las que se devolvían los cascos de cerveza usados. Si os parece extraño, mirad las fotos que os dejo (como siempre más en el enlace al final).


 
 

16 comentarios:

  1. Moisés...

    Viendo el post pensaba en la posibilidad de un "PUTICLUB" abierto...

    Piensa en las ventajas de gozar de buen viento, aire puro, sonidos eróticos acústicos, gemidos lejanos y cercanos que alimentan nuestras ansias, en fin, lo que se dice una maravilla !!!

    Un abrazo GOMIA (Si !!! Ya se que tengo la idea fija jajajajajaja)

    Carlos Hugo Becerra

    ResponderEliminar
  2. Les ha quedado estupenda. Te encantaría conocer la Maison Picassiette, en Chartres.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. jolin me ha encantado la ultima es genial ahi todos sentaditos jejejeje


    besitosssss

    ResponderEliminar
  4. Si Carlos, siempre con lo mismo. Pero no te equivoques, que yo es que guardo muy bien las apariencias ;)

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. Tawaki muy curioso el sitio, sí señor.

    ResponderEliminar
  6. Si es que la cerveza tiene un montón de aplicaciones... ;)

    Me gustaría ver aquí una librería abierta, y comprobar cuánto tiempo tardarían en volar los libros. :(

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  7. ¡Pues un aplauso por el talento arquitectónico, por reutilizar y reciclar y por la creatividad!!!! Está muy bien. Besos

    ResponderEliminar
  8. pues a mí me ha gustado y mucho :)

    un besazo Moisés, que tengas muy feliz inicio de semana!!

    ¡muuuuak!

    otro besazo para la Mariquilla

    :****

    ResponderEliminar
  9. Elisabeth, lo principal es la comodidad :)

    ResponderEliminar
  10. Max, eso es lo que hablaba el otro día con unos amigos. Aquí vuelan hasta en las bibliotecas públicas donde te "vigilan".

    ResponderEliminar
  11. Ginebra no se nota que te gusta la arquitectura ;)

    ResponderEliminar
  12. jaja está genial me encanta. que buena idea, y que nombre tan bonito para un hijo, y original, además: Otón. jajaja

    Bezos

    ResponderEliminar
  13. Bueno ... bonito ... bonito ... depende de gustos Thiago :)

    ResponderEliminar
  14. Pues mira, yo voy a ser un poco crítica. El edificio me parece una idea genial en cuanto a estructura y reciclaje, sin embargo yo he vivido en Alemania y para las fotos han tenido que esperar el día idóneo. Lo van a aprovechar 3 días contados, el resto se les van a quedar los ciudadanos tiesos con un libro en la mano, jejeje.

    Besitosssssss

    ResponderEliminar
  15. Montse eres una caja de sorpresas!!

    ResponderEliminar