01 marzo 2010

Cuando la medicina se encuentra con la informática

Aunque prácticamente tiene acceso a una impresora de papel muy pocos han visto en funcionamiento una impresora de 3 dimensiones. Incluso son casi desconocidas para la mayoría. Sin embargo estas tienen ya una larga historia. Los primeros prototipos vieron la luz en 1986 (solo 10 años después de las primeras impresoras "normales"). Desde entonces han mejorado mucho. Aunque su uso sigue muy restringido a lugares donde tienen que mostrar prototipados rápidos basados en programas de diseño asistido por ordenador. Desde maquetas de vehículos a la industria dental pueden sacar provechos de la rapidez a la hora de tener entre las manos prototipos reales con los que interaccionar.

Por otra parte hace unos añitos (en el 2006 concretamente) también el doctor Anthony Atala y su equipo del Instituto para la Medicina Regenerativa consiguieron otro hito.

Extrajeron unas cuantas células de la vejiga de un individuo. Hicieron que se replicaran en el laboratorio. Las pusieron sobre un molde. Pusieron ese molde en unas condiciones de temperatura similares a las del cuerpo humano. Entre 6 y 8 semanas después la vejiga artificial estaba lista para ser transplantada al individuo original sin ningún tipo de problemas de rechazos, puesto que la vejiga, en todos los sentidos, era parte de su cuerpo.

Si unimos estos dos inventos es fácil llegar al lugar donde la empresa, afincada en San Siego, llamada Organovo ha llegado. Han presentado una máquina capaz de replicar pequeñas partes del cuerpo humano como si de una fotocopiadora se tratase. Bueno, no tan fácil, pero casi.

En el estado actual gran parte del trabajo debe ser realizado de forma manual. Además, tan solo cosas muy sencillas como piel, músculos o pequeños vasos cardíacos pueden duplicarse. Pero según dicen con un poco más de investigación y la ayuda de otros equipos de investigación podrán lograr en un futuro crear órganos completos listos para sustituir a los enfermos.

La forma de operar del aparato es realmente sencilla. Después de obtener células sin diferenciar (de células adiposas, por ejemplo) y gracias a un factor de crecimiento específico se obtienen las células deseadas según el órgano de destino. Estas células pasan a una "impresora" que realiza el molde usando un hidrogel basado en azúcar como andamio. Después de que las células hayan tomado la consistencia adecuada se elimina el molde. Ya tendríamos casi listo el nuevo órgano.

Suena a ciencia ficción, ¿ verdad ? Pues esperan que en esta década se puedan imprimir cosas tan dispares como vasos sanguíneos o dientes.

5 comentarios:

  1. y tan ciencia ficción....

    qué deprisa va todo!!!

    ResponderEliminar
  2. Todo lo que sea avanzar en temas de salud bienvenido sea.

    ResponderEliminar
  3. Sí, suena a ciencia ficción, pero a mí personalmente todo me va pareciendo algo más cercano o menos imposible, como quieras, yo creo que tiene que ver, entre otras cosas, con pasearme por tu rincón lleno de experimentos, avances, curiosidades y rarezas,en definitiva :))) una como que se va preparando psicológicamente :). Me encanta aprender esas cosillas que nos enseñas.

    ResponderEliminar
  4. Soy idóneo para hacer esta expresión por razones bien sabidas...

    GRACIAS A LA TECNOLOGÍA DE ULTIMA GENERACIÓN Y A LA CIBER-MEDICINA PUES SUS ADELANTOS CONSTANTES SALVAN VIDAS.

    Un abrazo GOMÍA !!!
    CHB

    ResponderEliminar
  5. Pues sí Conxa aunque para los enfermos la medicina nunca avanza lo suficientemente deprisa.

    EriKa totalmente de acuerdo contigo.

    Ginebra, me alegra poder acercarte algunas de estas cosillas, aunque sea de forma un poco chapucera.

    Precisamente pensé en ti Carlos cuando vi esta noticia. Por eso está aquí.

    Besos y abrazos!

    ResponderEliminar