08 julio 2009

Antigüedades animadas

Desde hace mucho tiempo me sorprende la curiosidad que despiertan los dinosaurios. El hecho de que en todas las películas en las que salgan animales antiguos aparezcan estos escamosos seres hace parecer como si fuesen los únicos que habitaron la Tierra antes del ser humano.

Y como ya sabéis (o deberíais) lo que me gusta informar os traigo algunos ejemplos de animales que han recorrido este planeta. Por orden cronológico algunos de los que me parecen más curiosos.

Este extraño ser era algo parecido a un crustáceo (aunque no tenía nada que ver con ellos) con cinco ojos que le permitirían tener una visión de 360º. Solo se han encontrado 5 fósiles de este animal que debía medir entre 30 y 60 centímetros.

Este es aún más raro que el Opabinia. Ambos vivieron en Canadá hace unos 530 millones de años. Pero como más se sabe. Por saber no se sabe ni dónde tenía la cabeza.Tampoco se sabe realmente con qué tipo de animal (vivo o extinto) se encuentra emparentado. Aunque lo más posible es que lo esté con unos animales parecidos a orugas que existen desde el periodo Cámbrico.

Ostracodermos
Imaginaros un pez recubierto por un armazón de hueso. El esqueleto, como sus antepasados, era de cartílago. Sin embargo como uno de los primeros vertebrados creo una estructura osea que fue la que formó ese caparazón. Aunque parezcan muy rudimentarios fueron unos animales muy avanzados en su época. Sobrevivieron comiendo los detritus que caían en el fondo. Al final fueron desplazados y extinguidos cuando aparecieron los peces con dientes (a este no le hacía falta).

Imaginaros un tipo de animal del tamaño de un cerdo. Con un cuerpo rechoncho. Unas patas como las de un lagarto que haya pasado largas temporadas en un McDonalds. Una cabeza de grandes dimensiones y los dos únicos dientes de que disponía (los dos incisivos) que sobresalían de su pequeña boca. No era, precisamente, la imagen ideal de belleza.

Este reptil, con algunas características de mamífero, sobrevivió a una de las extinciones masivas y se convirtió en el hervíboro por excelencia del supercontinente Gondwana.

Cuando hace 20 millones de años sudamérica viajaba sin su compañera del norte los mamíferos depredadores brillaban por su ausencia. En ese mundo su papel lo encarnó un ave. Del tamaño de una avestruz. Con su misma mala baba pero queriendo arrancarte y devorarte la carne. Por supuesto no volaba y corría lo suficiente como para ser difícil huir de ella.

Cuando formó un solo continente con la vecina del norte los hambrientos depredadores del norte desplazaron y exterminaron a este pajarito tan mono.

Este es mi preferido. Un armadillo del tamaño de un Escarabajo (el coche, no el insecto). Casi tonelada y media de armadura con patas. Sería, probablemente muy lento para escapar de sus depredadores. Pero con esa armadura ¿ para qué necesitaba correr ? Aunque claro, contra el ser humano esa armadura le sirvió para más bien poco.

Para hacerse una idea de lo gigantesco de este hervíboro tan solo hace falta pensar que los habitantes de las planicies sudamericanas usaron (con casi total probabilidad) sus armaduras vacías a modo de refugios.

Espero que os haya gustado y que hayáis aprendido algo.

4 comentarios:

  1. Moisés...

    Excelente el post, me encanto aprender sobre la existencia de estas y tantas otras especies que habitaron en la gran antigüedad nuestro añejo planeta.

    Justamente ayer vi un documental en National Geographic que mostraba la búsqueda de fosiles en tierras heladas del circulo ártico, allí hay un gran yacimiento de restos fosiles, ya sea en superficie y si hacen, como en el documental, la excavacion de una mina se halla material de alto valor para los que luego los estudian, claro que todo esto al alto costo de mantener una expedición en una zona tan adversa para las condiciones humanas (aproximadamente -50º durante el invierno que es cuando se deba excavar).

    Moisés tambien te cuento que en el sur de Argentina, mi tierra natal, vivió hace millones de años el Argentinosaurio Huinculensis, el mayor de los saurios descubiertos hasta este momento. La patagónica es cuna de un numero incalculable de restos fosiles y hasta allí, en la zona mas austral del planeta llegan expediciones de todas las naciones en busca de ellos.

    Bien mi amigo, te dejo el acostumbrado abrazo de GOMÍA.

    CarlosHugoBecerra

    ResponderEliminar
  2. Pués claro que hemos aprendido, pero algo NOOooo, mucho.
    Te digo lo que te dije un día: este blog debería ser de lectura obligatoria en la educación secundaria... Besos

    ResponderEliminar
  3. Es que toda aquella zona hace varios millones de años estaba en un lugar privilegiado, climáticamente hablando.

    Un saludo Gomia !!

    ResponderEliminar
  4. Me alegra mucho que pienses así Ginebra :)

    Un besazo bien gordo !!!

    ResponderEliminar